Luis Ángel Maté llegó este lunes a Argentina con mucha ilusión antes de ponerse su primer dorsal de la temporada. El marbellí debutará el próximo domingo en la Vuelta a San Juan al lado de un Cofidis polivalente con dos grandes bazas. Laporte buscará victorias en las llegadas rápidas y Martin intentará hacer una buena general y estar con los mejores en la montaña. Maté habló de los objetivos deportivos del equipo en la prueba argentina. 

“A San Juan llegamos con dos líderes muy diferenciados. El primero es Christophe Laporte, nuestro sprinter. Sabemos que es una carrera con mucho nivel, con corredores como Sagan o Gaviria, así que tendremos que estar todo el equipo a su alrededor para tenerlo bien colocado y que pueda luchar por las victorias. 

Y luego para la general llevamos a Guillaume Martin. Es un fichaje de este año, va a ser nuestro líder para el Tour de Francia y ya ha demostrado lo buen corredor que es en temporadas anteriores. Personalmente espero estar con él en su debut y ayudarle el máximo posible, especialmente en la llegada en alto”. 

El costasoleño se muestra muy ilusionado en una temporada importante y a la vez especial para su equipo, que vuelve al World Tour tras varios años destacando en la segunda categoría. 

“En este 2020 espero poder seguir disfrutando de la bicicleta. Es un año muy importante para el equipo y para mí: a nivel colectivo hay mucha ilusión porque volvemos al World Tour y a nivel personal, en 2020 voy a cumplir una década luciendo estos colores. Cuando llegué al equipo jamás me hubiese imaginado estar tantos años en una misma estructura. Así que, como en cada carrera, este año voy a seguir dándolo todo para agradecer la confianza que han depositado en mí durante todos estos años”. 

Maté afirma no llegar en las mejores condiciones a la primera carrera del año, aunque destaca que ha entrenado muy bien esta pretemporada. 

“Es la primera carrera del año, así que es complicado llegar en las mejores condiciones. Pero sé lo duro que he trabajado estos meses, los números que he conseguido y espero demostrar un buen nivel para ayudar al equipo”. 

Argentina siempre ocupará un lugar muy especial en la trayectoria del marbellí. Maté guarda un recuerdo muy bonito de ese país, especialmente después de su bonita victoria en el Tour de San Luis de 2010, cuando se impuso a Serpa y Nibali en la exigente llegada al Mirador del Sol.  

Volver a Argentina es muy especial para mí. Allí conseguí una de las victorias más especiales de mi carrera, en el Tour de San Luis. Tengo muy buen recuerdo de la afición argentina y estoy encantado de volver allí. Esperamos brindarles un buen espectáculo y que disfruten de la carrera”.