Luis Ángel Maté vivió una jornada tranquila en la Vuelta a España 2019. Tras el día de descanso, el marbellí aprovechó los 36 kilómetros de la contrarreloj individual para guardar fuerzas para una próxima semana que se presenta muy exigente. La victoria de la etapa fue para Primoz Roglic (Jumbo-Visma). El triunfo también le valió al esloveno para convertirse en el nuevo líder de la prueba. Por su parte, Maté, que afrontó la contrarreloj con mucha tranquilidad, entró a 7:28″ del vencedor. Al cruzar la meta en Pau, Maté analizó la jornada y la próxima semana.

«Para mí hoy ha sido un día tranquilo. El primer objetivo que me marqué en la Vuelta era llegar hasta el día de descanso. Y lo cumplimos. Además pudimos celebrar un triunfo y nos vestimos de rojo. Así que el balance hasta ahora es muy positivo y tenemos que continuar en esa línea. Hoy no tenía sentido arriesgar ni gastar, así que he intentado guardar lo máximo posible para lo que nos viene, que es muy duro».