Luis Ángel Maté está cada vez más cerca de finalizar una Vuelta a España muy complicada para él. El marbellí superó otra jornada de mucha tensión y desgaste por el viento y solo está a dos días de Madrid. La victoria de etapa fue para Cavagna (Deceuninck Quick-Step), que volvió a culminar otra fuga en la ronda española. Al cruzar la meta, Maté destacó la dureza del día y de la dificultad de la jornada de mañana, último gran asalto antes de llegar a Madrid.

«Está siendo una Vuelta muy complicada para mí. Hoy ha sido un día de mucha tensión y desgaste por el viento. Estoy sobreviviendo, no puedo decir más con el estado de forma que tengo tan mermado por la caída que tuve en Polonia. Así que aunque a nivel deportivo no haya sido mi mejor Vuelta, estoy muy orgulloso de estar tan cerca de Madrid. Mañana es la última gran etapa y habrá que darlo todo porque llegamos con las fuerzas muy justas».