Luis Ángel Maté completó otro día complicado sin contratiempos. Pese a que a las fuertes tormentas en la zona fueron una amenaza para los corredores y el transcurso de la etapa, afortunadamente la lluvia no supuso mayor problema. La etapa se resolvió al sprint y Jakobsen (Deceunick – Quick · Step) fue el más rápido en El Puig. Por su parte, Luis Ángel Maté perdió contacto en los últimos kilómetros cuando los equipos estaban preparando la llegada y entró en un grupo numeroso a 5:12″ del vencedor. Al cruzar la línea de meta, el marbellí analizó la jornada y el exigente final de mañana en el Observatorio Astrofísico de Javalambre.

«Durante todo el día me he encontrado bastante bien. Sin embargo cuando los equipos han acelerado al final para preparar el sprint lo he pasado mal. Pero ya sabía que estos primeros días serían así. La Vuelta es muy larga y esperemos ir encontrando mejores sensaciones. Ahora vienen tres días muy duros para mí. Esperemos que los pase ya que luego vienen etapas a priori más cómodas hasta Pau, el primer día de descanso».