Luis Ángel Maté vivió una jornada dura y rapidísima en la Vuelta. La victoria de etapa fue para la fuga, donde De Marchi (BMC Racing Team) se impuso a Restrepo (Team Katusha-Alpecin) en Luintra. Durante las dos primeras horas de carrera, la media de los ciclistas fue de 50km/h. La fuga no se consolidó hasta el kilómetro 100 de etapa, lo que provocó muchos nervios y tensión. Finalmente Cofidis no pudo colocar a ningún hombre en la escapada, pese a intentarlo. Al cruzar la meta, Maté afirmó sentirse bien para los próximos días.

“Hoy fue un día de mucho desgaste. Tratamos de estar en la escapada pero costó muchísimo. Lo intentamos de todas las maneras pero al final se marchó un grupo sin nadie de los nuestros. En un día como hoy, traté de guardar las máximas fuerzas posibles para seguir defendiendo el liderato de la montaña en las próximas jornadas”.