Luis Ángel Maté y el equipo Cofidis vivieron una jornada difícil en la Vuelta a España. El marbellí, que padece bronquitis desde hace tres días, tuvo muchísimas dificultades para respirar durante toda la jornada. Sin embargo, pese a que De Gendt (Lotto-Soudal) le recortó bastante la ventaja en la montaña, si la salud se lo permite, Maté todavía saldrá mañana con el maillot de topos azules. Pese a los problemas, el ciclista de Marbella todavía sigue liderando la clasificación con 10 puntos de ventaja sobre el belga.

Quién lamentablemente no vestirá mañana el maillot rojo es Jesús Herrada. Pese a que la escuadra francesa hizo un trabajo estupendo para conservar el liderato de la prueba, el de Mota del Cuervo se cortó en el complicado descenso del puerto de la Mozqueta y no pudo enlazar con los favoritos. La victoria de etapa fue para Simon Yates (Mitchelton-Scott), que le arrebató el liderato al Cofidis tras vencer en el puerto de Les Praeres.

Maté peleó como un gladiador para llegar a meta. Una vez allí, explicó su calvario.

“Hoy lo he pasado muy mal. Llevo tres días con bronquitis y hoy no podía respirar en carrera. Además casi no he descansado en toda la noche. Tenía tos y no podía dormir. Y correr así no resulta nada agradable: me ahogo con la tos y eso me dificulta muchísimo la respiración. Espero mejorar en las próximas horas para tomar la salida mañana y poder defender con orgullo el liderato de la montaña”.