Luis Ángel Maté hizo realidad lo que hace unas semanas parecía imposible: acabar una Vuelta a España histórica para él y el equipo. El marbellí cruzó la meta en Madrid pese a los graves problemas de salud que padece desde hace más de una semana. La victoria de la última etapa fue para Elia Viviani (Quick·Step Floors) que cumplió con los pronósticos en una más que esperada llegada masiva. La general se la adjudicó Simon Yates (Mitchelton – Scott) mientras que Mas (Quick·Step Floors) y López (Astana) completaron el podio. Al cruzar la meta, el marbellí no pudo ocultar su felicidad tras 21 días muy positivos a nivel individual y colectivo.

“Estoy muy contento de mi Vuelta a pesar de los problemas de salud y de la Vuelta del equipo. Hemos llevado el maillot de líderes de la montaña durante más de la mitad de la prueba, una etapa ganada, dos días con el liderato y hemos sido realmente protagonistas. Personalmente he estado casi 1000 kilómetros fugado, el equipo ha mostrado mucho empeño y hay que estar muy contentos. También ha habido cosas negativas como la enfermedad que me impidió pelear por defender la montaña pero me quedo con lo positivo. Ahora a pensar en recuperar y disfrutar de todo lo conseguido”.