Luis Ángel Maté corrió al ataque en una Lieja-Bastoña-Lieja dantesca. Las duras condiciones reinaron durante toda la jornada y dificultaron la prueba a los corredores. Fuglsang (Astana) venció en solitario tras una exhibición en la parte final. Anthony Pérez fue el mejor Cofidis en la línea de meta entrando entre los 25 mejores. Por su parte, Luis Ángel Maté atacó en la cota de la Haute Levee a 70 kilómetros para el desenlace. Sin embargo, desafortunadamente, entraron demasiados favoritos en el grupo y el ataque no llegó a buen puerto. Tras el esfuerzo, el marbellí se mostró orgulloso del trabajo del equipo:

“Creo que hemos corrido bien. Hoy ha sido una carrera de las de verdad. Las condiciones han sido durísimas pero hemos disfrutado de una de las carreras más bonitas del mundo. Estoy contento con el trabajo del equipo, corrimos al ataque y Jesús y Anthony estuvieron delante. Siempre es un lujo correr un Monumento y acabarlo y más teniendo en cuenta las condiciones. Ahora a descansar y a pensar en el Tour de California”.