Luis Ángel Maté acabó ayer en Madrid una Vuelta a España 2019 muy especial para él. El marbellí, que no llegaba en buenas condiciones tras su brutal caída en el Tour de Polonia a principios de agosto, luchó cada día por mantenerse en carrera y acabó finalizando la prueba en Madrid. Eso sí, el marbellí reconoció haber sufrido mucho en algunos momentos de la carrera.

«Estoy muy contento porque he acabado una Vuelta a España que pensaba que no podía acabarla. Llegaba en las condiciones que llegaba y he ido pasando los días intentado aportar el máximo al equipo. Quizá no ha sido mi mejor Vuelta a nivel de resultados, pero sí una de las que más orgulloso me hace sentir por todo lo que significa».

El marbellí cree que el balance de esta Vuelta a España 2019 es muy positivo para el Cofidis. El conjunto francés consiguió una victoria de etapa con Hesús Herrada en Ares del Maestrat. Y además tuvieron la oportunidad de vestirse de líderes con Nicolas Edet en Andorra.

«El balance a nivel colectivo también es muy positivo. A parte de los éxitos, creo que el equipo estuvo peleando muy bien todos los días y fue protagonista. José Herrada tuvo la victoria muy cerca y estuvimos en el Top 10 de la general con Edet hasta la jornada de los abanicos. Ese día también perdimos a Jesús, una pieza clave en el equipo. Pero creo que no nos venimos abajo y seguimos peleando en fugas por otros objetivos».

Luis Ángel Maté afrontaba esta Vuelta a España de una manera diferente. Pese a que a principio de temporada el costasoleño tenía muchas esperanzas puestas en el principal objetivo de la temporada, la caída en Polonia acabó con todos los planes.

«Mi objetivo era ir día a día. Sabía que la primera semana sería muy dura pero que al final me podía encontrar mejor. Y así fue. En la última etapa de montaña me sentí realmente bien y pude estar con los mejores bastante tiempo. ¡Me faltó una semanita más!

Finalmente, el marbellí no quiso olvidarse de todo el personal del equipo Cofidis ni tampoco de todos los aficionados que le animaron desde Torrevieja hasta Madrid.

«Esta Vuelta ha sido un ejemplo de superación para mí. En todos los sentidos. Lo que he vivido y sentido estos días me servirá de cara al futuro. Quiero agradecer al equipo la confianza en mí en esta situación. Ellos me dieron total libertad para disputar La Vuelta y han sido muy comprensivos conmigo. Y también a los aficionados por hacerme sentir tan querido estos días. Una de las cosas más bonitas del ciclismo es sentir que reconocen tu trabajo y en esta Vuelta me he sentido muy respetado. Y eso no voy a olvidarlo jamás».