Luis Ángel Maté regresará este sábado a la competición tras una exitosa concentración en altura en Sierra Nevada. El marbellí se volverá a poner el dorsal en el Tour de Polonia, donde ya participó en la edición pasada. Tras 22 días concentrado en el CAR de Sierra Nevada, Maté ha afirmado estar contento y motivado para afrontar una ilusionante segunda parte de la temporada.  

“Durante estas más de tres semanas en altura he tenido muy buenas sensaciones. Después del Campeonato de España había parado y he entrenado realmente bien, con buenos números”.

El principal objetivo de Maté es la Vuelta a España. Una prueba donde en la edición del año pasado fue uno de los principales protagonistas de la carrera tras liderar la clasificación de la montaña durante 15 días. Sin embargo, una enfermedad en la última semana le impidió pelear por el premio final en Madrid, que acabó siendo para un combativo Thomas de Gendt (Lotto-Soudal).

Maté cree que hay pocas pruebas mejores en el calendario que la Vuelta a Polonia para preparar la ronda española.

“La Vuelta a Polonia es una prueba ideal para coger ritmo. Son etapas cortas y explosivas, que creo que van a venir muy bien de cara a la Vuelta. Además es una prueba World Tour, con mucho nivel e intentaremos dejarnos ver. Así que no solo vamos con la intención de coger ritmo. Iremos allí casi con el mismo equipo de la Vuelta, así que trataremos de conseguir automatismos entre nosotros y hacer una buena carrera para afrontar la Vuelta a España en las mejores condiciones”.