Luis Ángel Maté acusó un mal día en la etapa decisiva del Tour de Hungría. El marbellí afirmo no tener sus mejores piernas y no pudo seguir el ritmo de los mejores durante el final en alto en Gyöngyös-Kékestető. Neilands (Israel Cycling Academy) demostró de nuevo ser el más fuerte de la carrera y sentenció la general con otro triunfo de etapa. Por su parte, Maté acabó cediendo 2:51” en la línea de llegada. Pese al mal día, el costasoleño no buscó excusas.

“No sé que me ha pasado. He tenido un muy mal día. La caída de ayer no fue nada y no tuvo nada que ver con el mal rendimiento. Cuando cambiaron el ritmo al final, mis piernas no respondieron y no pude seguirles. Estoy un poco frustrado porque durante estos días estuve con los mejores y llegaba en un buen momento de forma. Además siento que he desaprovechado una oportunidad para conseguir un buen resultado individual. A lo largo del año no son muchas las oportunidades y quería apovecharla. Sin embargo es momento de pasar página, intentar conseguir un triunfo con los compañeros mañana y pensar en la próxima carrera”.