Luis Ángel Maté se llevó un buen susto en el segundo sector de la tercera etapa de la Vuelta a Hungría. El marbellí se vio involucrado en una caída a falta de 2 kilómetros para la conclusión de la etapa que no le conllevó ni daños físicos ni pérdida de tiempo de cara a la general al haberse producido dentro de los últimos tres kilómetros. El ciclista local Krisztian Lovassy (Hungría) se impuso en el primer sector mientras que Fortin consiguió un 4º puesto para Cofidis. Fue el más rápido del pelotón, que llegó a 4:04″ del húngaro. En el segundo sector, Alois Kankovsky (Elkov-Author Cycling) se llevó el triunfo parcial mientras que Fortin concluyó 5º.

Mañana se disputará la etapa decisiva de este Tour de Hungría 2019. El final en alto en Gyöngyös-Kékestető decidirá el vencedor de la general. Maté, está preparado para pelear.

«Hoy han sido dos etapas muy incómodas. Pero al margen de esto, lo más importante es que no me haya hecho daño en la caída de cara al final de mañana y que no haya perdido tiempo. Probablemente sea el puerto más duro de la edición, así que a priori me tiene que venir bien. Sin embargo, hay otros corredores que están en un gran nivel, especialmente el líder, y veremos donde podemos llegar. Lucharemos por obtener un buen resultado y, ojalá, podamos subir al podio».