Luis Ángel Maté volvió a la ofensiva en un día muy frío en Mallorca. El ciclista marbellí, igual que en la prueba de ayer, estuvo muy activo desde el principio de la jornada pese a las malas condiciones meteorológicas en la isla. La victoria del Trofeo de Tramuntana fue para Tim Wellens (Lotto Soudal). El belga parece tenerle la medida a la prueba ya que se ha impuesto en las últimas tres ediciones. Buchmann (Bora Hansgrohe) – vencedor ayer – y Alejandro Valverde (Movistar Team) completaron el podio.

“Hoy ha sido un día realmente duro por las condiciones. Hacía muchísimo frío. Aun así estoy contento porque corrí como a mí me gusta, de forma ofensiva. Al final me ha faltado un poco y me he quedado completamente helado en la bajada. Sin embargo, estoy muy contento con el comportamiento del equipo. Ahora toca descansar y pensar en la siguiente prueba”.

La lluvia, el viento y el granizo fueron protagonistas en la tercera prueba del Challenge de Mallorca. Sin embargo, Maté jugó al ataque desde el principio. Uno de los objetivos del marbellí es coger ritmo en las primeras pedaladas oficiales de la temporada. Buchmann quería repetir victoria. El alemán coronó en solitario el Puig Major pero no pudo frenar el ímpetu de Wellens, especialista en correr en este tipo de condiciones. El belga fue el más fuerte en la cuesta final y se llevó su tercer Trofeo de Tramuntana consecutivo.

Maté no disputará la cuarta y última prueba del Challenge de Mallorca. El marbellí volverá a casa antes de viajar a Valencia para disputar la Volta a la Comunitat Valenciana que se celebrará del 6 al 10 de febrero.