Luis Ángel Maté empezó la temporada 2020 en una etapa muy nerviosa. En la parte final, hubo una caída bastante numerosa en la que se vio involucrado Christophe Laporte, principal baza del Team Cofidis en la llegada. El francés no pudo disputar un sprint dominado por Barbier (Israel Start-Up Nation), que sorprendió en San Juan. Por su parte, Maté entró en el pelotón principal sin contratiempos pese a haber sufrido tres pinchazos en el transcurso de la etapa. Al cruzar la meta, el marbellí lamentó la caída de Laporte. También afirmó estar satisfecho con el trabajo del equipo, que impidió que Guillaume Martin, baza para le general, cediera tiempo en meta.

«Estoy muy contento por haber empezado el año. Ha sido una etapa muy nerviosa, como la mayoría de primeras etapas. Todo el mundo quiere ir bien colocado, evitar los cortes por la presencia de viento y eso provoca muchos nervios y tensión. Fue una pena la caída de Christophe a 4 kilómetros de meta. Tiene bastantes heridas aunque esperamos que se pueda recuperar para dar guerra en las próximas etapas. Por mi parte, he pinchado tres veces y es la primera vez en mi vida que me pasa».