Luis Ángel Maté tuvo una jornada tranquila en la Vuelta a San Juan. El marbellí completó la contrarreloj sin tomar riesgos y finalizó a 2:58″ de Evenepoel (Deceuninck – Quick-Step), que fue el más fuerte y se llevó también el liderato de la prueba. Por su parte, Guillaume Martin, baja de los franceses para la general, acabó cediendo 2:27″ con el joven belga, que una vez más demostró su poderío en la lucha contra el cronómetro. Al llegar al hotel, Maté analizó la etapa y la jornada de mañana.

«Hemos pasado la crono sin contratiempos. Sabemos que la contrarreloj no es nuestra especialidad, así que hay poco que esperar en días como hoy. Mañana a priori se va a llegar al sprint, habrá que estar atento en los puertos que se suben antes para evitar perder tiempo antes del día de descanso y del posterior final en el Alto del Colorado, que es donde se va a decidir la carrera».