Luis Ángel Maté superó otra jornada peligrosa en la Vuelta al País Vasco. La lluvia, junto a estrechos tramos de caminos de tierra y hormigón provocó muchos nervios, tensión y cortes en el pelotón. Alaphilippe (Deceuninck – Quick Step) venció con autoridad en un final explosivo.  El Cofidis cumplió con uno de sus objetivos, entrar en la escapada. La escuadra francesa colocó a Darwin Atapuma en la fuga, aunque lamentablemente no llegó a buen puerto. Por su parte, Maté quedó cortado a 50 kilómetros de meta en un tramo muy estrecho y peligroso. El marbellí, analizó la etapa al cruzar la meta.

“Hoy ha sido un día muy peligroso. Especialmente desde Pamplona cuando se ha puesto a llover. Ha habido muchas rotondas y había que extremar las precauciones. El equipo ha trabajado bien, y seguiremos atacando, buscando las fugas y peleando en esta carrera”.